fbpx
View Cart

Practicando el contentamiento

Si alguna vez vamos a aprender a contentarnos, debemos vivir con la expectativa segura de que lo mejor está por venir.

Jan 11, 2021

Fue hace nueve meses que Ontario entró en confinamiento. Desde entonces, hemos experimentado diferentes niveles de restricción en reuniones privadas y públicas. Algunas de estas medidas han sido muy leves, mientras que otras han desafiado todo sentido. Y ahora, tenemos otro encierro en la cara. Sí, el encierro es solo temporal. Sí, ya está disponible una vacuna. Sí, los “comentaristas” indican que habrá algún regreso a la normalidad en el verano. Sí, la situación podría ser mucho peor. Mientras me doy cuenta de todo esto, todavía encuentro que tengo ganas de quejarme ante la posibilidad de otro encierro.

Thomas Manton describe las quejas como “la escoria del descontento”. (Ouch. Solo un viejo puritano podría expresarlo en términos tan penetrantes.) Según Jeremiah Burroughs, el descontento es una falta de voluntad “para someterse a la sabia y paterna disposición de Dios en todas las condiciones y deleitarse con eso”. En conjunto, descubrimos lo siguiente: la causa de las quejas no es la pandemia, ni las restricciones impuestas por el gobierno, ni (para el caso) es ninguna otra circunstancia en la vida. La causa de las quejas no es nada que nos esté pasando a nosotros o a nuestro alrededor. La causa de la queja es lo que está pasando en nuestros corazones: nos quejamos porque luchamos con descontento y luchamos con descontento porque nos negamos a someternos a nuestro Padre celestial en todas las circunstancias de la vida.

Reconociendo esto, he estado meditando hoy en la declaración de Pablo en Filipenses 4:11: “pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación”. Quiero poder decir eso. Y así, esta es mi pregunta: ¿Cómo podemos aprender a estar contentos (incluso durante un encierro)?

Antes de continuar, permítanme ser claro sobre lo que no estoy haciendo en este artículo. No estoy criticando la política de Canadá con respecto al cierre (o, su manejo general de la pandemia), ni estoy abordando los graves problemas y luchas a largo plazo que crea un encierro. Estas son cuestiones importantes, y creo que debemos pensar seriamente en ellas. Pero eso no es lo que estoy haciendo aquí. Quiero considerar cómo yo (como cristiano) puedo mortificar mi tendencia a quejarme (descargarme, quejarme, murmurar) cuando las cosas se vuelven difíciles o desagradables. Una vez más, esta es mi pregunta: ¿Cómo podemos aprender a estar contentos (incluso durante un encierro)?

1. Practicamos la gratitud

“Por lo demás, hermanos míos, regocijaos en el Señor” (Filipenses 3:1).

Para que esto suceda, el Evangelio debe ocupar un lugar central en nuestra vida. Debemos recordar el amor de Dios al idear nuestro rescate del pecado y de la muerte. Debemos recordar lo que Cristo logró en la cruz del Calvario. Debemos recordar cómo Dios nos trajo a la fe salvadora en Cristo. Debemos recordar el don de Dios de su Espíritu y su Palabra. Debemos recordar cómo Dios nos ha protegido y preservado de maneras que ni siquiera nos damos cuenta. Debemos recordar cómo Dios nos ha proporcionado vida y aliento, comida y bebida, refugio y provisión. Thomas Watson advierte: “El descontento es un pecado desagradecido, porque tenemos muchas más misericordias que aflicciones”. Si alguna vez vamos a aprender a contentarnos, debemos volvernos consciente y consistentemente a numerar nuestras bendiciones y practicar la gratitud.

2. Cultivamos la mentalidad celestial

“En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, y estamos esperando que del cielo venga el Salvador, el Señor Jesucristo” (Filipenses 3:20).

Las inversiones pueden evaporarse, las casas pueden desmoronarse, los trabajos pueden desaparecer, las relaciones pueden agriarse y la salud puede fallar. Pero la esperanza es la expectativa segura de gloria basada en la Palabra inmutable de Dios. “Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos” (Romanos 8:25). La esperanza se fija en el regreso de Cristo, la resurrección de los muertos, la liberación plena y final del pecado, y la renovación de todo el cosmos. La esperanza hace de esta certeza futura una realidad presente, y esto se convierte en una luz que penetra en las sombras. Es inmune a todas las enfermedades, a todas las amenazas, a todas las penas, a todas las preocupaciones, a cada desafío y a cada pérdida. ¡Qué perspectiva tan gloriosa! “Dios hará que el más débil y sucio se convierta en una criatura deslumbrante, radiante e inmortal, pulsando a través de tanta energía, alegría y sabiduría y amor como no podemos imaginar ahora, un espejo inoxidable brillante que refleja perfectamente a Dios (aunque, por supuesto, en una escala más pequeña) su propio poder ilimitado y deleite y bondad” (C. S. Lewis). Si alguna vez vamos a aprender a contentarnos, debemos vivir con la expectativa segura de que lo mejor está por venir.

3. Confiamos en la Providencia de Dios

“Porque a vosotros se os ha concedido por amor de Cristo, no solo creer en Él, sino también sufrir por Él” (Filipenses 1:29).

Este es un concepto muy difícil de entender: Dios “concedió” a estos primeros creyentes que deben “sufrir” por el bien de Cristo. ¿Dios realmente ordena nuestro sufrimiento? Sí. Y promete trabajar “todas las cosas” (incluido nuestro sufrimiento) para nuestro bien (Romanos 8:28). Por esta razón, debemos “someternos a la sabia y paterna disposición de Dios en todas las condiciones” (Jeremiah Burroughs) y deleitarnos con ella. (1) Lo hacemos porque es sabio (Job 21:22). Su sabiduría no es nuestra sabiduría, y sus caminos no son nuestros caminos. Nuestro conocimiento de las cosas es severamente limitado, mientras que el conocimiento de Dios es absolutamente ilimitado. (2) Lo hacemos porque es soberano (Job 26:7–14). No está perturbado por el aparente caos en la tierra. No se inquieta, se asusta ni se preocupa. “Una confusión salvaje puede reinar a nuestro alrededor, sin embargo, los corazones de los justos se regocijan porque Dios no está —y no puede ser— destronado” (William Plumer). (3) Lo hacemos porque se preocupa por nosotros. “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que Él os exalte a su debido tiempo, echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros.” (1 Pedro 5:6-7). Si alguna vez vamos a aprender a estar contentos, debemos estampar la maravilla del cuidado providencial de Dios en lo más profundo de nuestro corazón.